miércoles, 6 de marzo de 2013

RELATO: ELLA

Hello, mistercitos! La primavera está a la vuelta de la esquina y ya empiezan a hablar en todas partes de formas de conseguir el cuerpo perfecto. Dietas, ejercicios y demás. ¿Cuál es el motivo para que siempre tengamos que estar sometidos a algo? Y lo más gracioso del tema es que nos recomiendan comer poquito en unos tiempos en los que muchos ya están obligados a hacerlo sin tener nada que ver con la estética. Una buena forma de adelgazar este año sería, creo yo, comprar la cantidad acostumbrada de comida, consumir solamente la mitad y regalar el resto a quien más lo necesite. Entonces sí que nuestra nueva delgadez estaría llena de dignidad. Por suerte, ya hay gente que se preocupa de estas cosas sin la necesidad de que nadie se lo sugiera. 
En fin, después de esta reflexión y como os había prometido os dejo un nuevo relato. Habla de ella pero, ¿quién es ella? Tendréis que leerlo para saberlo. Pero eso no es todo. Hoy os traigo dos por el precio de uno. Os dejo también un relato que no es mío. Está firmado por Zavala, que en su blog "Relatando Corto" nos regala escritos que son capaces de tenerte meditando el resto del día, algo poco recomendable para alguien como yo que, por naturaleza, estoy siempre dándole a la cabeza. Pero como sarna con gusto no pica  pues se disfruta. Este relato en concreto, "Fiesta del Trabajo", estoy seguro de que no os dejará indiferentes. Describe una situación ficticia que, tal vez pronto, deje de serlo. Ya me contaréis.

FIESTA DEL TRABAJO

¿Os lo habéis leído ya? Pues si os a gustado, Zavala tiene un montón de relatos más. Tan sólo tenéis que haceros seguidores suyos y seguir disfrutando. Eso sí, yo sigo siendo el míster, no os vayáis a confundir, así que ahora podéis sumergiros en mi particular relato gótico. 

Un saludo.






Kike apagó el ordenador con el corazón cercano a salírsele del pecho. Había sido un año de intercambio de mensajes, de horas de chat, de conversaciones nocturnas y confidencias prohibidas, pero la espera había merecido la pena. Por fin iba a verla, había quedado con ella.
Durante todo aquel tiempo, él había insistido en infinidad de ocasiones para concertar una cita y poder verse en persona, conocerse, besarse.
–Todavía no es el momento –había sido siempre la respuesta de ella.
Sin embargo, aquel sábado había sido distinto. Habían estado hablando de banalidades y tonterías, nada especial, no como otros días en los que Kike disfrutaba intercambiando opiniones sobre el sentido de la vida y la muerte, conversación que ella también parecía disfrutar. Y entonces, la magia pareció materializarse en un solo instante, algo que a él le pilló completamente por sorpresa.
–Ha llegado el momento. Hoy sé que tengo que besarte.
Kike aprovechó cada uno de los siguientes minutos al máximo, seleccionando en su armario las prendas que deberían servirle como carta de presentación. Antes de irse abrió el cajón de su mesilla y sacó un sobre doblado del interior. Cogió tres billetes de cincuenta. ¿Sería suficiente? Generalmente salía de casa con la mitad de dinero, pero la noche era especial. Se hizo con un billete más y devolvió el sobre a su lugar. Media hora después estaba ya en el pub cercano a su casa, a donde siempre acudía cada sábado por la noche y a donde también hubiese ido aunque el plan hubiese sido distinto. Se apostó junto a la barra con la impaciencia llenándole los bolsillos.
En la pista de baile la gente se movía con la música. En los altavoces Madonna amplificaba su voz con palabras que Kike sintió como propias.
“¿Cuándo  pasó tu voz de ser una palabra a ser un encantamiento? Ningún otro sonido hace que se me erice el vello del brazo. Todas las letras agolpándose a la entrada de mi boca, decir tu nombre es algo situado entre una oración y un grito… y no puedo sacarlo.”
El joven pronto reconoció el tema “I’m Adiccted” (“Soy Adicta”), perteneciente al disco “MDNA” de la cantante. Siempre le había parecido que el disco había sido tratado injustamente en las listas de éxitos pues, a su modo de ver, era bueno, realmente bueno.
“¿Cuándo pasó tu nombre de ser un idioma a ser magia? Lo escribo de nuevo en el reverso de mi mano y sé que suena trágico. Tu nombre es como una droga, nunca tengo bastante, encaja como un guante, soy adicta a amarte.”
La palabra “adicta” se repetía una y otra vez, recordándole a Kike que hacía rato que su cuerpo le exigía su dosis habitual de nicotina, pero se resistía a salir del local. Ella llegaría en cualquier momento y no quería hacerla esperar. El joven consultó la hora en su reloj. Eran las doce y diez. Faltaban cinco minutos para el esperado momento. Quizás unas cuantas caladas rápidas le sirviesen para relajarse. Estaría de vuelta junto a la barra en menos de cinco minutos.
Atravesando el bullicio como buenamente pudo, Kike logró salir a la calle. Caminó unos cuantos pasos alejándose de la entrada del local y se apoyó en la pared de aquella solitaria calle. Del bolsillo sacó una cajetilla de la que extrajo un cigarrillo que se llevó a los labios. Lo encendió.
–Oye, tío. ¿Tienes fuego?
El joven se sobresaltó ante el súbito sonido de aquella voz. Ante él, un tipo extremadamente delgado,  de pelo grasiento y barba de varios días, metido en un vaquero una talla más grande y con una cazadora machacada por el tiempo, le observaba con un hilo de agitación en la mirada.
–Sí, claro –dijo Kike alargando la mano con el mechero.
–Tiene gracia –sonrió el tipo–. Te pido fuego y no tengo tabaco. ¿Podrías darme un cigarrillo?
Todos los sentidos de Kike le avisaron de que se mantuviese a alerta. Incluso la cita con ella había quedado momentáneamente borrada de su mente. El joven volvió a sacar la cajetilla y dejó que el tipo cogiese un pitillo.
–Ahora sí, ¿me das fuego? –dijo mostrando sus dientes negruzcos a través de una grotesca sonrisa.
Kike volvió a alargar la mano. Todo fue tan rápido que no tuvo tiempo de reaccionar. El tipo le sujetó el brazo con una mano mientras que, con la otra, se sacaba una navaja del bolsillo trasero de su pantalón.
–Y ahora no hagas tonterías y dame la cartera –dijo poniéndole el brillante filo en el vientre.
La cabeza del joven funcionaba al cien por cien en aquel momento. Podría darle la cartera a aquel tipo, pero no quería hacerlo. Tenía una cita con ella y su intención era disfrutar de la noche. Y no sólo eso. Llevaba consigo más dinero del que nunca había sacado para una noche de juerga y no iba a soltarlo tan fácilmente. Tenía que resistirse, tenía que luchar. Un único segundo distaba entre el primer pensamiento y el último y un solo segundo más necesitó para rebelarse.
Kike agarró con fuerza la mano armada y peleó con toda la fuerza que solamente un arrebato de furia podía provocarle. Los instantes siguientes fueron decisivos y culminaron con aquel individuo corriendo a lo largo de la calle, haciéndose cada vez más pequeño en la distancia, envuelto en el agitado eco de sus pasos que escalaba por las fachadas de los edificios y fundiéndose con las sombras de la noche. Kike se llevó la mano al bolsillo. Su cartera seguía allí. Se pasó la mano por el vientre, todavía se sentía incómodo. Entonces sintió la humedad anudándose a su piel. El joven bajó la mirada. Sus ojos parecieron teñirse al reflejar el rojo de la gran mancha en su camisa y entonces apareció el dolor. No era intenso, no tanto como él podría haber imaginado. Era un dolor tenue, palpitante y dilatado. Sus rodillas cedieron, su cuerpo se desplomó y entonces la vio en la acera de enfrente.
Era ella. Le observaba con una sonrisa dulce y serena. Era ella y era como en las fotos, sólo que más deslumbrante. Su cabello de infinita negrura resplandecía bajo la luz de las farolas, así como su piel extremadamente blanca. Sus ojos, también negros y bordeados con una sombra del mismo color, desprendían una bondad difícil de imaginar en este mundo. Otros brillos se escapaban de la joven, procedentes de sus pendientes, sus pulseras, sus anillos y sus collares. También las tachuelas de su oscura camiseta centelleaban formando un dibujo que Kike encontró difícil de distinguir debido a la intensidad del resplandor. Una cadenita colgaba del bolsillo de su pantalón negro que descendía perdiéndose en el interior de unas botas que parecían estar forradas con el cielo de la noche.
La hermosa joven cruzó la carretera con absoluta calma, sin apartar la vista de él. Se arrodilló a su lado y acercó sus labios para susurrarle al oído.
–Este es el momento –dijo con una voz tierna.
Con un suave movimiento, la joven desplazó su dulce boca maquillada con carmín negro y la acercó a la de Kike, depositando allí su beso. Nada en toda su vida le había parecido al joven tan dulce como aquella sensación. El dolor se descompuso. La sangre dejó de manar de la herida. Sus ojos identificaron el dibujo hecho con tachuelas en la camiseta de la joven. Aquella guadaña brillante se grabó en su mirada como un fotograma infinito mientras su último aliento de vida se escapaba de su boca para pasar a la de ella. El reloj de la iglesia cercana sonó al señalar las doce y cuarto.

22 comentarios:

  1. Que bueno el relato. Yo creía que ella era cómplice el atraco y que había quedado allí con él para que le robasen, pero no me esperaba el final. Me has vuelto a sorprender.
    Y el relato de Zavala es muy bueno también, una situación curiosa con una gran crítica. Y ojala se quede en eso y no se convierta en verdad.
    Felicidades para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que te haya gustado y de que también hayas disfrutado el de Zavala. Tienes razón, ojalá la situación que describe no vaya más allá de su relato.

      Eliminar
  2. Guau. Impecable final e impecable desarrollo de la historia. Has vuelto a engancharme como siempre. Yo también I'm addicted.

    P.D. He escuchado la canción de Madonna, no la conocía y me parece muy buena, música electrónica de primera. ¿Qué disco es ese de MDNA? No lo conozco y es raro tratándose de Madonna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El disco MDNA es el último hasta la fecha de Madonna. Fue publicado el año pasado y no ha tenido excesiva repercusión en parte, creo, por falta de promoción. Eso sí, la gira que corresponde al disco ha estado en todas partes.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Un relato cojonudo Mr.M!!
    Muy logrado, en la idea, en la estructura, en la ejecución, en el ambiente, por esa letra que expresa el estado de ánimo del protagonista; estupendo.
    Así son las cosas muchas veces, fruto del azar. Esta vez le toca a él. Una decisión intrascentente y zas!, todo se acaba.

    Y de lo otro,... MUCHÍSIMAS GRACIAS.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que fruto del azar yo creo que estaba predestinado. Hubiese quedado con ella o no, él iba a estar ese sábado en ese bar e iba a salir a fumar ese cigarrillo. Fíjate que al final, el se muere justo a la hora a la que había quedado con ella. Me alegro de que te haya gustado.

      Y de lo otro,... no se merecen.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muy buen relato.
    La muerte nos acecha desde cualquier parte, esta es la prueba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que acehcar, espera.

      Gracias por el comentario. Un saludo.

      Eliminar
  5. Gran relato. Yo también creía que ella era cómplice del robo el final me ha pillado de improvisto. Me gusta tu estilo. Si me permites, te sigo.

    Un saludo. Nos leemos.

    http://elpapiroblanco.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo permito, te lo exijo. ¡Sígueme!
      En serio, bienvenido. Espero tenerte mucho por aquí.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Me parece genial la recomendación, yo también leo a Zavala y me gusta quedar pensando. Hacen falta más blogs de contenido.

    Saludos y un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Beatriz. Yo también soy de pensar, así que Zavala lo pone a huevo.

      Un placer para mí también que te hayas pasado por aquí.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias! Celebro que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Me has atrapado Mr M, sobre todo a partir del cigarro me he tragado el relato a todo correr. Fluido, original, ameno. Me ha gustado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amaia. Me encanta cuando me decís que os atrapo. Cosas como las que tú me dices me animan para seguir escribiendo.

      Eliminar
  9. Acabo de leer el de Zavala. Nos has dado una buena recomendación, merece la pena leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Yo no recomiendo cualquier cosa.

      Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Wow! Estupendo, Mr. M., intenso a más no poder.
    Manejás el suspenso como los mejores, desde el inicio del relato hasta el final. Las escenas de acción de mitad de relato en adelante, excelentes. Y el final, completamente inesperado (yo también me iba haciendo una imagen -inexacta, al fin- de la complicidad de la piba con el ratero) que realza todo lo muy bueno de la historia hasta allí.
    Te felicito, me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y mil veces gracias! Me halaga que estas palabras vengan de alguien que escribe como tú lo haces. La verdad que es un gustazo dedicarle tiempo al blog con lectores como vosotros. Lamento que últimamente no pueda cuidarlo tanto como me gustaría y que publique menos que antes, pero todo ello tendrá su recompensa, prometido.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Increíble desenlace, Don M. Eso sí que es tener una cita con la «M». Ahora entiendo por qué muchos la encuentran irresistible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! A raíz de tu comentario he vuelto a leer el relato. Desde que lo publiqué no había vuelto a echarle el ojo. Para ser sincero, y a riesgo de resultar arrogante, se me ha escapado una sonrisilla de satisfacción. Lo cierto es que me quedó bien el cuento.

      Gracias por tus palabras. Seguimos leyéndonos.

      Eliminar